lunes, noviembre 21, 2005

La Belleza


Estaba delante del ordenador, y me preguntaba cual seria el siguiente artículo que iba a escribir. Y pensé ¿ Porque no de la belleza?.

Primera pregunta ¿que es la belleza y de que se compone?, para mi la belleza es todo lo bonito y atrayente que hay en mi alrededor. Por ejemplo, un coche bonito que pasa es una belleza de coche, una mujer guapa que pasa a tu lado puede ser un bellezón de mujer, un cuadro puede ser una belleza artística. Pero siempre esta relacionado con bonito, guapo, atractivo, etc. De lo contrario no diría que es belleza.
Bien vamos a ver lo que pone en el diccionario de la real academia de la lengua española.
Dice así:
Propiedad de las cosas que nos hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. Esta propiedad existe en la naturaleza y en las obras literarias y artísticas.
Vamos a ver que pone sobre bonito:
Lindo, agraciado de cierta proporción y belleza.
Luego si es bonito tiene belleza y si es bello es bonito. Es decir que para mí todo lo bonito es sinónimo de belleza.

Pero también hablamos de belleza interna y sin embargo no nos referimos a un cuerpo bonito interno, sino que hablamos de la espiritualidad de cada uno.

Voy a extraer una pregunta de una larga entrevista que le hicieron a un arquitecto mexicano, llamado Fernando González Gortazar, así definía para el lo que era la belleza:

- Lo que no queda claro es que yo puedo tener mi opinión personal de lo que es Bello. Quizás si habláramos de estas tazas yo te diría que considero que realmente me causan una sensación de displacer, pero si al contrario para ti fueran un objeto de belleza, ¿de qué belleza estaríamos hablando?

- ¡Dios mío! aquí entramos a una de las grandes preguntas ¿Las cosas son bellas porque me gustan o me gustan porque son bellas? Ha habido desde siempre, desde Aristóteles hasta los escolásticos, dos grandes líneas de pensamiento (hablo solamente de definiciones paradigmáticas): unos dicen que la belleza es el resplandor del orden y otros que responden que la belleza es el resplandor de la verdad. Es decir, para unos la belleza es una cualidad de la forma, es una cualidad formal tangible; para otros es una cualidad moral, puesto que la verdad no es una cualidad estética sino ética. Entre estas dos líneas de pensamiento se ha desarrollado toda la historia de la estética y todas las posibles definiciones de belleza. En algún momento me interesaron estas definiciones de belleza; leí a Sócrates, Plotino, Filóstrato, desde ellos hasta Benedetto o hasta José Vasconcelos y en muchísimos momentos de mi vida creí haber encontrado una definición satisfactoria y de repente en un museo o en la calle me encontraba con una obra que me parecía espléndidamente bella o artística, que obviamente no es lo mismo (pero a eso voy después), y que rebasaban enteramente los límites de esa definición. Es decir me encontraba con algo que yo percibía como bello, artístico o estético que no encajaba en la definición. En ese momento dejaron de interesarme las definiciones y empecé a decir que lo prodigioso del arte, lo prodigioso de la belleza es que ninguna definición es para su altura... ¡nunca! y te vuelvo a repetir, ni falta que hace.
Pero así como te digo que las vías de explicación de lo que es la belleza han ido desde lo formal hasta lo moral y que entre esos dos límites se han movido todos los intentos, así te digo también que hay quienes piensan que la belleza está en el objeto observado, y quienes piensan que la belleza está en el sujeto observador. Los primeros piensan que las cosas me gustan porque son bellas es decir, la belleza es una posesión intrínseca del objeto; y los otros dicen lo contrario, las cosas son bellas porque me gustan, es decir primero me gustan y luego yo les atribuyo la belleza.
Yo tengo para mí (aunque desde luego son cosas esencialmente indemostrables), que la naturaleza posee la belleza, que me gusta porque es bella, y que con el arte sucede lo contrario, que es bello porque me gusta. Yo creo que la naturaleza posee la belleza y al arte yo se la atribuyo, y algunas veces he añadido yo, que creo que las mujeres comparten la doble naturaleza: me gustan porque son bellas y son bellas porque me gustan, es una situación compartida. La belleza no puede residir en una forma puesto que incluso cosas que no tienen forma tienen belleza. Con excepción de la naturaleza que para mí posee el atributo de la belleza inherente y universal, a todo lo demás el atributo se lo otorga el espectador, lo cual llevado a un extremo querría decir que tan valida es la opinión de quienes piensen que la Venus de Milo es bella, como quienes piensen que no.
Yo creo que este planteamiento que se derivaría de lo que dije antes hay que matizarlo, y lo que puede matizarlo son dos cosas: por un lado es el consenso. Yo creo que cuando una obra ha sido aceptada de generación en generación por gente de distintas sensibilidades, de distintos niveles, especialidades o enfoques, y para la mayoría de ellos - no quiero decir que todos - aquella obra ha recibido la aceptación de que es bella, podríamos empezar a creer que es capaz de provocar esa adjudicación multitudinariamente y por lo tanto podríamos decir (con las excepciones del caso), que esa obra es bella. La otra cosa que podría crear esta falta de relativización sería la preparación y el entrenamiento de quien da el juicio. No creo que tenga el mismo valor la opinión estética de un cuidacoches que la del director del Museo del Prado. La diferencia está por un lado en la preparación, por otra en la actitud, y además por el esfuerzo que se deriva de la preparación y la actitud. Yo creo que percibir la belleza exige un esfuerzo. No creo que toda la gente tenga la misma capacidad de percibirla; creo que es una capacidad que se cultiva y para cultivarla se necesita creer que es importante. Para un enorme y creciente número de personas la belleza no es importante. La belleza para muchos es algo superfluo, prescindible -una especie de lujo-, pedantería para otros; cuando la realidad, mi realidad, es que la belleza es un artículo de primera necesidad, tanto como el aire, la comida y el agua. Ahora bien, en esta conversación no estamos hablando de una belleza abstracta, creo yo, sino de la belleza aplicada al arte.
No existe una belleza general, no creo que sea lo mismo la belleza de la naturaleza que la belleza de una fórmula matemática o la belleza de la Venus de Milo. Creo que son cosas diferentes. Creo que en un caso reside en el objeto y en el otro en el sujeto.

Mas>>

4 comentarios:

ico dijo...

Thanks for your comment in my blog.

La Guarda de Navarra dijo...

Buen articulo. Permiteme una definición de la belleza que leí hace años y la recuerdo siempre:"La genuina belleza es sincera y casi callada", no se quien fué el autor, supongo que si se busca se encuentra. Pero se me quedó grabada y la considero muy acertada.

Anónimo dijo...

Acquiesce Our Spiritless Prices at www.Pharmashack.com, The Pressing [b][url=http://www.pharmashack.com]Online Chemist's workshop [/url][/b] To [url=http://www.pharmashack.com]Buy Viagra[/url] Online ! You Can also Espy Countless Deals When You [url=http://www.pharmashack.com/en/item/cialis.html]Buy Cialis[/url] and When You You [url=http://www.pharmashack.com/en/item/levitra.html]Buy Levitra[/url] Online. We Also Foothold a Ginormous Generic [url=http://www.pharmashack.com/en/item/phentermine.html]Phentermine[/url] In shore up of Your Nutriment ! We Hawk Trade consequence celebrity [url=http://www.pharmashack.com/en/item/viagra.html]Viagra[/url] and Also [url=http://www.pharmashack.com/en/item/generic_viagra.html]Generic Viagra[/url] !

Anónimo dijo...

You could easily be making money online in the undercover world of [URL=http://www.www.blackhatmoneymaker.com]blackhat video[/URL], It's not a big surprise if you have no clue about blackhat marketing. Blackhat marketing uses not-so-popular or little-understood ways to generate an income online.